Para chuparse los dedos Coliflor gratinada al horno con bechamel

Coliflor gratinadaIngredientes

  • 1 coliflor
  • 150 gr. de panceta salada
  • 1 diente de ajo
  • Un poquito de perejil fresco y picado
  • Medio vaso de leche entera
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 500 ml de leche, 75 gr de harina, 75 gr de mantequilla, nuez moscada, sal y pimienta (para hacer la bechamel)

 

Preparación de la coliflor gratinada

  1. Comenzamos por trocear la coliflor en los distintos gajos o ramilletes que la componen, dejando tan solo un poco de tallo (lo justo para que no se deshagan), como podéis ver en la foto.
  2. Los lavamos bien y los ponemos a cocer en una cazuela grande con agua hirviendo y salamos al gusto. Para mitigar el olor desagradable que puede llegar a generar su cocción, añadimos medio vaso de leche al agua. Con este truco haremos que el aroma sea casi inapreciable. Cocemos durante 15 minutos y reservamos los ramilletes de coliflor.
  3. Cortamos la panceta salada en pequeños trozos y la salteamos en una sartén junto con un diente de ajo bien picado. No hace falta aceite pues la panceta ya va a soltar parte de su grasa, con 5 minutos sería más que suficiente para tener listo nuestro refrito. No añadimos sal ya que la panceta aporta suficiente.
  4. En esta receta hemos utilizado unas cazuelitas de barro de “ración”, pero podéis usar una bandeja grande de horno en su lugar. Si en casa sólo sois uno o dos las raciones individuales son más prácticas.
  5. Preparamos ahora la bechamel.
  6. Precalentamos el horno 5 minutos a 180º C. Ponemos la coliflor en la cazuelita o fuente, vertemos por encima el sofrito de panceta y cubrimos todo con la bechamel.
  7. Horneamos 7-8 minutos a 180º C en la zona media del horno con el calor arriba, abajo y aire. En los minutos finales le damos un toque de gratinado con el grill durante 4 minutos en la parte superior del horno.
  8. Es un plato que se recomienda comer calentito, para aprovechar la cremosidad de la bechamel tan pronto sale del horneado y nos reconforte en los días de frío. La podéis tomar tanto como primer plato o como única comida para una cena ligera. Congela perfectamente, así que si os apetece hacer cantidad no hay problema, ya que luego podéis conservarla en recipientes aptos para congelar y tenerla lista para otra ocasión. Recordad descongelar el día anterior y en la nevera.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s